24 de Mayo, imposible volver a vivir algo igual…

Hoy mismo 24 de Mayo, cabe recordar que hace más de dos décadas estábamos sufriendo emocionados, cada uno de nosotros en un lugar distinto, algunos miles en la pantalla gigante de la Plaza Mayor de Vila-real, otros en sus casas, también en el propio San Lázaro, empezando a creer con el golazo de Alberto Saavedra, con el disparo al travesaño en jugada calcada de Iñaki, con la clara ocasión del gran Antonio Díaz que intentó la vaselina ante Rafa…

 

Luego tocó sufrir de lo lindo, el Compostela, que tenía un equipo con gente como Penev, Sion, Fabiano, Passi u Ohen entre otros, consolidado entonces en Primera con cuatro temporadas consecutivas a sus espaldas, empató el partido en los inicios de la segunda parte por mediación de Chiba y embotelló al Villarreal. Pero aquel equipo de Irulegui sabía sufrir en defensa y aguantó todas las acometidas. Díaz Vega pitó el final en el minuto 93:27, en una época en la que aún no había cartelón alguno que avisara del tiempo que se iba a añadir.

El ascenso se ganó con sangre, sudor, sufrimiento y finalmente lágrimas de alegría. La utopía se hizo realidad, el sueño que siempre nos explicaron en nuestra niñez que era imposible, se acababa de producir. El Villarreal de nuestra alma era equipo de Primera División. La gente se echó a la calle, convirtiendo aquel momento en algo que siempre quedará marcado en la historia de una ciudad que por aquel entonces contaba con 40.000 habitantes. Han pasado más de dos décadas y yo no he vuelto a sentir nada igual en esto del fútbol. Creo que el vídeo que adjunto abajo es bastante esclarecedor de lo que se vivió aquella noche en el seno del sentimiento amarillo:

 

 

Celebraciones ascenso del Villarreal CF 98 por jorgellorens
 

Valora esta noticia:
[Total: 2 Average: 5]

Comenta esta noticia:

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.