28-6-1992, repercusiones de un día grande (Parte I)

El 28 de junio se cumplen años del último ascenso del Villarreal a Segunda División. La efeméride en si ya es una buena excusa para recordar la repercusión que tuvo en la ciudad y el sentimiento amarillo, el retorno a la categoría de plata tras 22 años del primer ascenso en 1970. En la imagen podemos ver a Antonio Reyes en el balcón del ayuntamiento al día siguiente del ascenso, de fondo la Plaza Mayor a reventar…

Y no voy a contaros nada de la liguilla, ni de los detalles deportivos, ni de los resultados… Eso lo podéis encontrar en otro rincón de esta misma web, incluso existe un videomontaje de aquel triunfo en La Línea.

Hoy me apetece recordar la repercusión de aquel ascenso, de los actos festivos, de esos miles de aficionados amarillos que se echaron a la calle en la noche del ascenso, y abarrotaron la Plaza Mayor en la celebración oficial un día después. Para muchos chavales, criados en otra dimensión futbolística, que solo han vivido ascensos a Primera o clasificaciones para la Champions, tal vez esto les parezca un poco exagerado. Pero creedme si os digo que fue un día muy grande, que desató la euforia y la ilusión en toda la ciudad.

Inmediatamente después del pitido final en La Línea y en Salamanca, comenzaron a sonar los claxon por toda la ciudad, con multitud de aficionados por las calles, muchos de ellos con banderas improvisadas para la ocasión ya que en aquella época no existía ningún tipo de merchandising amarillo. Para mi era algo inédito, nunca había vivido una celebración tan grande por un triunfo del Submarino, el anterior ascenso a Segunda fue 22 años antes, en 1970 y aún me faltaban unos cuantos años para nacer. Lo más grande que habia visto era el ascenso a Segunda B un año antes.

El Villarreal llegó a Manises alrededor de la 1:30 de la madrugada, muchos fueron a recibir al equipo allí y otros tantos nos quedamos en la Plaza. Pascual Font de Mora apareció pasadas las 2:30 con un descapotable y el equipo inmediatamente después llegó con el autobus para saludar a una afición enloquecida. Alrededor de las 4 de la madrugada la plantilla al completo se alojó en el Hotel Turcosa. Al día siguiente siguieron las celebraciones y la locura por Vila-real, de eso hablaremos en el siguiente capitulo…

 

recepcion en la plaza mayor renderizado - 28-6-1992, repercusiones de un día grande (Parte I)

 

la plaza el domingo 28 6 1992peq - 28-6-1992, repercusiones de un día grande (Parte I)

 

font de mora saludando - 28-6-1992, repercusiones de un día grande (Parte I)


 

 

Valora esta noticia:
[Total: 2 Average: 5]

Comenta esta noticia:

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.