Así veían al Villarreal CF a finales de los 80

Hoy quiero repescar a modo de anécdota, una crónica firmada por Jordi Danés en el Diari de Girona. Pertenece al Villarreal-Girona de 1989, nos habla de la gran presión ambiental del Madrigal, feudo del “supermillonario Villarreal CF”.

Nos trasladamos a la temporada 89/90, la del descenso a Tercera División. Al Villarreal CF lo acababa de coger la junta directiva de Pascual Font de Mora (era el que movía los hilos), presidida por Manolo Almela. La anterior junta, con Ernesto Girona al frente, había dimitido en bloque al finalizar la temporada anterior, dejando fracasar un ambicioso proyecto, en el que se llegó a gestionar el -hasta entonces- presupuesto más elevado de la historia amarilla (más de 100 millones de pesetas) y que buscaba a corto plazo el retorno a Segunda División. Se encontraba el Villarreal en una etapa de transición, la junta de Font de Mora se vio obligada a realizar más de 20 fichajes, al encontrarse el club con tan solo dos jugadores (Carrillo y Adriano). Llegaron entre otros Vegas (Málaga), Roberto (Sporting de Gijón), Breva y Ferrer (Castellón), Tino y Luismi (Burgos), Madueño (Rayo Vallecano), Piquer (Benidorm), Lacalle (Lleida), Aguilar (Eldense), Nadal (repescado del Burriana) y Manu (Vall d’Uxó). A pesar de que el equipo no tenia mala pinta, aquello salió mal y se acabó descendiendo a Tercera División.

titular diari de girona - Así veían al Villarreal CF a finales de los 80

Me parece interesante repescar esta crónica, más si cabe, porque esta hecha desde el prisma foráneo. Pertenece a la jornada 12 de la temporada 89/90, el Villarreal, entrenado por Juan Carlos Rodríguez, se encontraba en posición de descenso con 9 puntos y 3 negativos (sistema de 2 puntos por victoria), no se cuantas jornadas más se pasó con esta cantidad de puntos…

El enviado especial del “Diari de Girona” se refiere al Villarreal como un equipo “supermillonario”, que a pesar de transitar por una mala racha, tiene que explotar a poco que se acoplen sus jugadores. Tilda al arbitro de valiente, al anular un gol a Adriano y señalar un penalti a favor del Girona “con la tremenda presión ambiental que existe en el campo del Villarreal”. Habla de una buena entrada en El Madrigal, con 4.000 espectadores.

Aquí os dejo con este curioso documento histórico:

Valora esta noticia:
[Total: 1 Average: 5]

Comenta esta noticia:

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.