En el retorno oficial de Cazorla…

Hoy es un día en el que se me han revuelto mis entrañas amarillas, en el buen sentido, dentro del estadio. Soy muy escéptico en idolatrar jugadores. No va en mi filosofía de sentir el sentimiento amarillo porque entiendo que hay que ser del escudo, no de los jugadores, ellos vienen y se van. Pero Santiago Cazorla ha vuelto y heroicamente.

Durante muchísimos años he asistido a infinidad de entrenamientos de nuestro equipo. Desde la época de Manuel Almela de presidente que llegaba con las manos manchadas de grasa de su taller y el mono azul puesto y con Font de Mora moviendo los hilos. Eramos tres aficionados contados esos sábados por la mañana en la tribuna del viejo Madrigal o en el campo de Zirconio. Ya en la época del glamour he podido fotografiarme o pedir camisetas a infinidad de jugadores de nuestro Villarreal. Nunca lo he hecho. No me nace. Lo veo absurdo porque ya llevo mi corazón con el escudo dentro.

Por otro lado, actualmente y ya van casi 20 años, vivimos una dimensión de parámetros de otra galaxia. La cola ejemplar y ordenada de nuestra afición llegaba a la estatua del Labrador hasta llenar por completo la tribuna. Carne de gallina porque este jugador, Santiago Cazorla es especial. Es de la pasta de Senna, de Bruno…es amarillo de corazón. Y la cara de felicidad que le he visto hoy, al igual que a nuestro presidente Fernando Roig… nunca se las he captado así. Y eso que los dos son optimistas de sangre y me han regresado al pasado, en el que el mago de Asturias nos hacía soñar.

Hoy el mago Yunke, de esta tierra y en concordancia con Cazorla, nos han transmitido una ilusión sublime y cum laude. Han pasado por mi mente absolutamente la totalidad de las presentaciones de jugadores, de las cuales presumo de haber asistido siempre a las del estadio, excepto a la de Fabricio Coloccini por motivos propios. Todas han sido por mi compromiso de profundo sentimiento con la causa amarilla y no en el individualismo focalizado en un futbolista, pero hoy ha sido diferente. Hoy he ido por el jugador.

Como dice mi admirado Andrés Calamaro en una canción: “nunca hay un adiós total, entre dos ñieris…siempre hay un regreso, cuenta con eso, pongo la mano en el fuego por vos…nos volveremos a ver, en algún lugar del tiempo”. Y el Villarreal y Cazorlita estaban destinados a reencontrarse y se han reencontrado oficialmente. Son parte el uno del otro. El afán de recuperación del asturiano es para escribir de pie este texto. Sempre Endavant fins la mort!!!!!

Nestor Meseguer

Aficionado incondicional del Villarreal CF desde Tercera hasta Primera División.

Valora esta noticia:
[Total: 2 Average: 5]

Comenta esta noticia:

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.