Como el Villarreal se convirtió en SAD

El día 13-3-1993 el Lleida, que al final de temporada sería campeón y subiría a primera, jugaba en Vila-real. El Lleida ganó 2-4, fue claramente superior al Villarreal y después de aquel partido la junta directiva destituyó a Osman Bendezu como entrenador y contrató a Carlos Simón. Pero aquello, aunque lo pueda parecer, no fue lo más importante que pasó en aquel partido. Lo más trascendente para la entidad, es que aquella tarde de sábado los socios votamos si el club se transformaba en Sociedad Anónima Deportiva o no. Y los socios votamos que sí, que había que dar el paso para ser una SAD.

El Villarreal si quería jugar en categoría profesional (primera o segunda división A) tenía que convertirse en una sociedad anónima deportiva. En 1990 salió una ley que todos los equipos para jugar en Primera o Segunda A, excepto el R. Madrid, Barcelona, Ath. Bilbao y Osasuna, deberían cumplir: tenían que convertirse en sociedades anónimas. Con esto se intentaba frenar las grandes deudas que tenían los equipos. Para qué esto pasara se tenía que cubrir un capital social, que en el caso del Villarreal sería de unos 113 millones de pesetas. El asunto no era menor, porque ya había habido un descenso administrativo por no hacerse sociedad anónima cuando al Villarreal le tocaba convertirse. Descendieron al Murcia, que después volvería a subir, por no completar el proceso. Cómo el Villarreal subió en Junio de 1992 tenía un año y medio para completar el procedimiento. Esto implicaba que si bajaba de categoría en 1993 no tenía ninguna obligación de hacerlo y así, aquel 13-3-1993 se votó que sí se convertiría el club en una SAD, si en Diciembre de 1993 seguía jugando en Segunda A. Para eso había que evitar el descenso en la temporada 1992-93 y la salvación se produjo cuando ya todos pensábamos que el Villarreal iba directo a la Segunda B.

El día 13 de Junio de 1993 el Villarreal consiguió la permanencia virtual al ganar en Mallorca 0-1, en un campo lleno y ante un equipo que se jugaba el ascenso. Fue una gran sorpresa y con la victoria ante el Lugo se consiguió el 20 de Junio de 1993 la salvación. El Villarreal sumó 13 puntos sobre 16 posibles (la victoria era de dos puntos) en los últimos 8 partidos de liga. El equipo era el último clasificado en la jornada 30, pero una reacción final que ni el más optimista de los forofos esperaba, le permitió salvarse. Esto implicaba que el club tenía que ponerse manos a la obra para conseguir todo el dinero necesario para hacer la conversión.

Al final de cada temporada había una asamblea de socios. En la del final de la temporada 1992-93 acudió muy poca gente y Font de Mora estaba decepcionado. El club le costaba mucho dinero y esperaba una mayor respuesta de la afición. Los gastos para mantener un club en Segunda División eran grandes y encima había que asumir la conversión en SAD.

El Villarreal quería que el capital para formar la SAD fuera de unos 40 millones de pesetas, pero en Julio de 1993, la comisión mixta formada por miembros del Consejo Superior de Deportes y de la Liga de Fútbol Profesional le comunicó que este capital tenía que ser de más de 100 millones de pesetas. Desde el primer momento el Villarreal denominó a Ramón Tomás Céspedes como directivo encargado del proceso de conversión del club en SAD.

Sin ser SAD, por estar en segunda, los directivos del Villarreal tenían que presentar un aval para jugar en categoría profesional. A principios de Agosto la directiva presentó un aval de 30 millones de pesetas que era el que le pedían para un presupuesto de 200 millones de pesetas, que era el que tenía el equipo al inicio de la temporada 1993-94.

El Villarreal planificó el proceso y determinó que la idea del club era empezar a vender las acciones a mitad de Septiembre. Cada acción tendría un valor de 10.000 pesetas y la idea era que cada socio adquiriera 4 acciones. Cómo se pensaba hacer unos 3000 socios, con este plan se cubriría todo el capital social. Desde el club se intentaba concienciar a los aficionados de que la conversión era cosa de todos y había que colaborar, pero se encontraron con un hecho común en aquellos días en muchos clubes. La gente no quería poner dinero a fondo perdido. Ya pagaba el carné cada año y aunque era de su equipo no quería poner dinero que después si la economía del club iba mal podría perder. Algunos clubes propusieron precios de carnés de socios diferentes para accionistas y no accionistas.

La respuesta de los aficionados del Villarreal en la compra de acciones fue muy pobre. Todos votamos sí a la conversión en SAD, pero después casi nadie compró acciones. En aquel momento no teníamos claro todo esto de las SAD y votar que sí implicaba que el equipo no bajaba automáticamente y en este contexto hay que entender la votación del partido contra el Lleida, cuando el sí a la conversión fue masivo.

La temporada empezó, el Villarreal no acababa de funcionar, especialmente fuera de casa y la venta de acciones iba bastante mal. Enrique Ayet, alcalde socialista de la época en Vila-real, adquirió mucho protagonismo en el proceso porque se puso a buscar posibles empresas y particulares que ayudaron al equipo a convertirse en SAD.

Se llegaba a Diciembre y no había nada cerrado. De hecho solo se habían cubierto 2,5 millones de pesetas de capital por parte de aficionados, sobre los 113 que se tenían que cubrir. La intranquilidad llegó a la plantilla, que dijo que estaban muy preocupados por cómo iba el proceso de conversión en SAD. Se podía producir una situación caótica porque si no había conversión el club tendría un descenso de categoría administrativo el 31 de Diciembre. Seguiría compitiendo hasta final de temporada, pero ¿qué futuro tendría? Esto no ayudaba nada a una plantilla, en la que el mismo entrenador Simón reconocía que se equivocó en la confección de la misma. El equipo no puntuaba fuera y la semana anterior a Navidad el Villarreal cayó en descenso, pero aquello no era lo más importante. En pocos días el club tenía que transformarse en SAD.

Enrique Ayet fue el auténtico protagonista de la conversión del Villarreal en SAD. Tan es así, que el presidente del Villarreal de la época, Manuel Almela, dijo que él no sabía nada de cómo iba la conversión, que le preguntaran al alcalde. Por el Villarreal el peso lo llevó Tomás Céspedes.

El día 22 de Diciembre de 1993 había una reunión clave para la conversión del Villarreal en SAD, pero los resultados no fueron los esperados. Solo se habían cubierto los 2,5 millones de pesetas por parte de los aficionados y 20 que había prometido el ayuntamiento. Afortunadamente había avances en las gestiones de Ayet con empresas y empresarios de Vila-real para que compraran acciones.

El día 23 de Diciembre Ayet le comunica a la prensa que la situación es complicada. Que se tiene que conseguir mucho dinero en pocos días y que la situación es difícil. Por un malentendido con el club él piensa que tendrán una prórroga de dos meses para hacerlo, pero no sería así. De hecho, el club pidió una moratoria con tal de tener más tiempo para completar la conversión, pero se la negaron y como explicó Fonseca del Consejo Superior de Deportes no le podían dar más días al Villarreal porque no se lo habían dado a otros clubes.

El día 28-12-2018 se pensaba que no se podría afrontar la conversión. habían comprometidos 65 millones de pesetas, pero el dinero del ayuntamiento no era posible tenerlo en tan poco de tiempo porque requería de largos trámites administrativos. Sobre el dinero municipal, decir que había un consenso total entre los dos partidos mayoritarios del proceso, puesto que Manuel Vilanova, que en aquel momento era el líder del PP, dio su total apoyo a las gestiones que hacía el alcalde Ayet.

Aunque la situación era difícil, Ayet siguió haciendo gestiones y lo consiguió. Font de Mora y Porcelanosa fueron quién compraron más acciones. Los últimos días algunos empresarios pequeños también colaboraron e incluso entidades como la peña barcelonista de Vila-real ayudó con la compra de acciones. Al final, los principales accionistas del Villarreal fueron:

Pascual Font de Mora, que compró más de 50 millones de pesetas en acciones.
El ayuntamiento de Vila-real que compró 31 millones de pesetas, que como no tenía tiempo para ponerlos, los abonó inicialmente Porcelanosa y después se los pagó a esta empresa.
Porcelanosa que compró unos 15 millones de pesetas en acciones.
Insca que compró entre 5 y 6 millones de pesetas en acciones.

Decir que otros actores, como la Caixa Rural, que no podía poner dinero, también participó en las gestiones y ofreció ayuda en la tramitación de créditos si hacía falta.

En la parte deportiva, al Villarreal le fue bien en los primeros partidos como SAD, puesto que ganó contra el Murcia 1-0 (gol de Javi II, el primer gol del equipo como SAD), en Castellón 0-2 (con dos goles de Planelles) y 1-0 al Cádiz (gol de Planelles). Después, el Leganés rompería esta racha al ganar 0-2 en El Madrigal.

Valora esta noticia:
[Total: 5 Average: 4.8]

Comenta esta noticia:

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.