Espanyol-Villarreal, no apto para cardíacos

Victoria por la mínima en Cornellà, un estadio muy bonito y moderno, quizás demasiado grande, seguramente con una capacidad parecida a la del estadio de la Cerámica, la animación aún sería mejor. Con un arbitraje de bajo nivel, una cesión inventada, equivocaciones a la hora de conceder saques de puerta o de esquina y sobretodo el penalti inventado al final del partido. Lo primero que hice tras el penalti, fue mirar a mi compañero de RAC1, enseguida, al segundo, me dijo, nada. Me costó un poco más debido al VAR, pero finalmente tenía razón el compañero, nada de nada. Y con un Villarreal que hace sufrir, incluso al jubilado con la tensión más baja del pueblo.

Suelo anotar las ocasiones de ambos equipos en una libreta, en la primera parte, únicamente el gol, y luego un tiro de Ekambi en el cuarenta. En el Espanyol escribí siete jugadas ofensivas. Cuando un equipo nos presiona arriba, como Osasuna en Pamplona la segunda parte, Asenjo no sabe empezar la jugada en largo, pues la manda a la zona de los bajitos, y cuando la deben sacar Pau, Albiol o Peña, también sufren mucho, no son jugadores de ese perfil. Un Víctor Gómez debutante en el Espanyol, entraba por la derecha, y Pedrosa, hacía lo mismo por izquierda, siempre buscando los centros, puro estilo Machín, un Calleri peleándolo todo, un Vargas en todas las jugadas ensayadas y dos jugadores como Sánchez y Roca ejecutando el juego vistoso por el medio del campo. El Espanyol recuperaba casi siempre en nuestro terreno, y cuando no podía hacerlo, cortaba el juego con faltas, en las que el colegiado, nunca enseñaba tarjetas. De hecho de todas las que le hicieron a Gerard, creo que no señaló ninguna. Para ellos, la mejor de la primera parte, fue una pelota al larguero de Calleri.

En la segunda parte, más de lo mismo, aquí al menos con el cansancio de los catalanes, el equipo sí aprovechó mejor las contras, pero en lugar de calmar el juego con Trigueros, el entrenador, prefirió sacar a las balas. Ontiveros y Chukwueze por Cazorla y Ekambi. Ontiveros lo intenta mucho, pero en ocasiones hacer diez caños y luego perder el balón, no sirve para nada. Chukwueze poco aportó, tuvo alguna llegada, pero sin peligro. El Espanyol quizás por falta de talento en sus jugadores, tampoco llegó a crear ocasiones claras, pero siguió dominando. El VAR anuló el penalti, y con los dos equipos cansados ya casi ni se jugó. A la hora de comer lamentaba la victoria del Alavés, pues nos colocaba muy cerca del descenso, a la hora de cenar, deseaba ver al Sevilla perder, para seguir en puestos europeos. Veremos el viernes si la cosa, sigue para arriba o la montaña rusa vuelve a bajar, desde luego en el juego, habrá que mejorar.

Respecto a Miami, prefiero no hablar, y respecto a Cataluña, ningún problema, ni en la carretera, ni en el estadio.

Valora esta noticia:
[Total: 8 Average: 4.6]

Comenta esta noticia:

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.