Espanyol-Villarreal | Un punto que pudieron ser tres…

Es la sensación que se nos ha quedado a todos a la finalización del partido. El Villarreal ha tenido el control, la posesión, y la sensación de que podía marcar en algún momento. Le faltó profundidad en muchos minutos del encuentro o la ambición de ir definitivamente a por la victoria. Lo que queda al final de esta nueva jornada, es que el submarino sigue invicto tras 7 jornadas disputadas, con 13 puntos en la tabla, empatado con el FC Barcelona y a dos puntos del líder de la liga española.

El partido no ha tenido brillo, no ha sido un partido de muchas ocasiones, los de casa parecían los de fuera, contemporizando en exceso, sin asumir ningún riesgo, como si lo de ganar no fuera con ellos. El Villarreal por su parte, pudo ganar, si alguien lo mereció fue el submarino, pero le faltó poner algo más para desnivelar la balanza.

Lo del árbitro merece capítulo aparte, Munuera Montero no pitó ni una falta, o mejor dicho, pitó únicamente las que le dió la gana, sin ningún criterio serio. Le podía pegar una patada a Castillejo u otra por detrás a Dos Santos y no pasar nada y de repente señalar como infracción cualquier lance menor. Tanto para un lado como para el otro. Surrealista, enemigo del fútbol.

Lo positivo es que el Villarreal suma y suma, sigue invicto en la tabla y tras el parón le esperan dos partidos consecutivos como local en El Madrigal ante Celta y Las Palmas. Oportunidad de oro para apuntalar intenciones champions, otra vez.

Valora esta noticia:
[Total: 0 Average: 0]

Comenta esta noticia:

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.