Fernando Roig: En 1ª o 2ª, el pueblo y la afición siempre contigo

 

Nuestro activo más importante es nuestra gente y nuestro Presidente

 

Se consumó la tragedia, como todos sabéis ya de sobra y nuestro equipo ha terminado en Segunda. No obstante, no voy a narrar mi opinión más o menos acertada sobre lo que aconteció el domingo en el césped del Madrigal, ni tampoco quiero cargar tintas contra el más que evidente amaño de resultados y extraños movimientos de los que todos hemos oído hablar.

Por el contrario, voy a centrar mi artículo sobre la figura de unas personas, de unos hombres a quienes les debemos 14 años de ilusión y entre ellos, algunos de gloria y que son, sin duda, los que peor lo están pasando en estos momentos: Como ya habréis adivinado, me refiero a D. Fernando Roig Alfonso, nuestro Presidente, su hijo Fernando Roig Negueroles y D. José Manuel Llaneza Durán.

Es cierto que, como ellos mismos han admitido en varias ocasiones, este año han cometido errores, importantes, errores que han contribuido, muy a su pesar, en el fatídico desenlace que todos lamentamos; pero sería muy injusto reprocharles a nuestros dirigentes las equivocaciones que hayan podido cometer y no reconocerles todos y cada uno de los méritos que han conseguido durante todo este tiempo. Sería peor no agradecerles de todo corazón, su esfuerzo, su entrega, su capacidad, los cuales consiguieron que un equipo de pueblo al que nadie conocía ni nadie daba un duro por él, llegase a brillar por toda Europa y ser foco de la admiración del mundo entero.

Yo no quiero hurgar en la herida que ya les está causando bastantes disgustos a la familia Roig y al vicepresidente del club, al contrario, prefiero tenderles una mano, decirles que aquí estamos para lo que nos necesiten y gritar a los cuatro vientos que por mucho que otros quieran hundirnos y hacernos desaparecer, nosotros les apoyaremos en todo lo que haga falta para seguir luchando y conseguir que este, nuestro club, vuelva a la élite del fútbol español y mundial y siga siendo un estandarte, el único estandarte, que defiende a capa y espada la limpieza, honradez y decencia de esta competición en España.

Entre todos, al lado de Roig, su hijo y Llaneza, pelearemos para que la próxima temporada sea sólo un paréntesis en nuestra reciente historia. Queremos que Roig note nuestro aliento, nuestra fuerza e ilusión para que capitanee este Submarino y vuelva a navegar por aquellas aguas privilegiadas que nunca debimos abandonar. Como él mismo ha dicho, de los errores se aprende más que de los aciertos, así que intentaremos aprovechar este bache para salir más fuertes que nunca.

No podemos dejar sólo a Roig en esta aventura, sería de ser muy desagradecidos e injustos con quien tanto nos ha dado, con quien más ha llorado durante esta horrible temporada. Estoy convencido de que él no abandonará y nosotros tampoco debemos hacerlo, al contrario, debemos remar mas fuerte que nunca.

Como decía alguien por el Twitter, sería todo un detalle de la afición, en estos momentos tan duros, asistir en masa al Mini de la Ciutat Esportiva y animar como se hizo el domingo en el Madrigal al B, que sin comerlo ni beberlo, tendrá que abandonar la división de plata para dejar su hueco al primer equipo. Esos chavales son nuestro futuro y están cumpliendo; cumplamos nosotros también con nuestro compromiso y hagámosles a ellos y sobretodo al Presidente, a su hijo y a Llaneza, el homenaje que tan a pulso se han ganado.

Y que con ese nuevo aliento de esperanza, ayudemos a planificar el nuevo Villarreal CF para la próxima campaña, ese que debe de devolvernos la ilusión y nuestro lugar en la élite del fútbol. Hagamos que triunfe el bien sobre el mal y que un club honrado se pueda volver a codear con aquellos que con oscuras artimañas, pretenden apartarnos del mapa para ocultar sus vergüenzas.

Valora esta noticia:
[Total: 0 Average: 0]

Comenta esta noticia:

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.