La Copa muy cuesta arriba

La Copa se le ha puesto muy cuesta arriba al Villarreal, tras perder ayer 3-1 en Anoeta ante la Real. Fue un partido plagado de regalos, en el que los errores defensivos del submarino fueron determinantes. El 2-0 fue el más escándaloso, por una increíble concatenación de despropósitos que empezó en un mal despeje de José Ángel y acabó con una falta de entendimiento entre Mario y Asenjo, fue una jugada de “vídeos de primera”. Pero tampoco se puede obviar que en los otros dos goles encajados, Mateo Musacchio pudo estar más afortunado, en el tercero le rompen la cintura como si fuese un juvenil.

Trigueros puso la esperanza en el minuto 76, con un trallazo desde casi 40 metros que sorprendió a Rulli y tras esto hasta el final el Villarreal consiguió lo que estuvimos esperando desde mucho tiempo atrás, generar ocasiones, hasta casi hacer subir el 3-2 al marcador, pero el resultado fue inamovible.

El Villarreal tiene ahora que ganar por dos goles de diferencia en El Madrigal para intentar acceder a cuartos de final, si quiere conseguirlo deberá generar ocasiones claras desde el principio, no como ayer en Anoeta, cuando la única ocasión (ocasión clara quiero decir) de gol llegó en el minuto 91, con un remate a bocajarro de Musacchio que acabó incomprensiblemente fuera.

 

Jorge Llorens

Creador de SubmarinoAmarillo.net en 2007. Aficionado del Villarreal CF, coleccionista de crónicas, fotos y vídeos históricos del Submarino Amarillo.

Comenta esta noticia:

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *