Marcelino, a pesar de las críticas, sabe de que va…

Ayer domingo asistimos en el Madrigal al que, posiblemente, ha sido el mejor encuentro que ha jugado el Villarreal CF en nuestro feudo esta temporada. Realmente, creo que a todos nos sorprendió el partidazo que presenciamos, máxime cuando ni el horario, ni el tiempo de descanso tras el desgaste efectuado ante el Nápoles el jueves, ni la alineación hacían presagiar nada parecido.
Marcelino echó mano de las rotaciones y lo hizo en profundidad, puesto que hasta 6 no habituales formaron parte del once inicial. Jugadores que hasta hace unas cuantas semanas nadie confiaba lo mas mínimo en ellos (nada habían demostrado) y que ante un partido de la importancia que tenía por los puntos en juego, nos hacía ser mas bien pesimistas.
Pero el técnico nos demostró una vez más que, a pesar de las críticas que ha recibido desde una parte de la afición, sabe de qué va y tiene a todos jugadores en forma y muy motivados.
El Villarreal de Marcelino es muy distinto al del año pasado y a lo que nos tenía acostumbrados. No es tan jugón, no está repleto de figuras, no realiza un juego preciosista, esto es así y no se puede negar. Pero por contra es muy competitivo, implicado, trabajador y comprometido y estas cualidades tras ya mas de tres años siendo fiel a su nueva filosofía lo han convertido en un conjunto muy compacto y al que es muy difícil hacerle un gol. Y si no encajas goles, no pierdes partidos.
Es verdad que a todos nos gustaba mas ese otro fútbol que practicaban los Cazorla, Senna, Riquelme, Pirés, Forlán, Nihat, Rossi … ¡Qué os puedo contar que no sepáis! Per también es cierto que aquel Submarino que nos enamoró era mucho menos aguerrido y mucho mas vulnerable y si bien nos brindó grandes alegrías, también recuerdo aquellos partidos incomprensibles que perdimos por ridículo ante Recreativo de Huelva, Poli Ejido o Maribor, por poner sólo tres ejemplos muy sangrantes.
Ahora jugamos mas con espacios, menos al toque, con mas velocidad, con mas intensidad. Todos corren y los que no lo hacen, se van al banquillo. Y parece que la suplencia les sienta bien, porque ayer jugadores como Nahuel, Castillejo o el propio Bailly deslumbraron.
Salimos enchufados desde el primer minuto, aunque también lo hizo el Levante y eso propició que los primeros minutos el equilibrio fuese la nota del encuentro, pero muy pronto el Villarreal CF empezó a demostrar que iba en serio y los teóricos “suplentes” hicieron gala de que no están en el club para pasar el rato, al contrario, demostraron estar muy implicados, en perfecta forma y aportaron con ganas y calidad lo que los “titulares” por cansancio no podrían haber dado tras apenas dos dias de descanso.
Entre los no habituales pudimos ver enseguida a Adrián y Baptistao quienes, recuperados de sus largas lesiones, comenzaron muy pronto a sembrar el pánico entre la defensa visitante. A los 12 minutos, Leo se sacó una genialidad de su chistera para batir a Mariño por donde nadie se lo esperaba. Desde mi posición en el Fondo Sur tardé unos momentos en adivinar por dónde había podido colarse ese balón, porque no vislumbraba el ángulo de ninguna manera.
Con el 1-0 el equipo ganó tanta confianza que empezó a jugar a placer y la suicida defensa adelantada del Levante (incomprensible) dejaba esos espacios que otros rivales nunca nos han entregado, con lo que los nuestros aprovechaban cada contra para aterrorizar a los granotas.
Nahuel, uno de los mejores del partido, aprovechó su oportunidad para dar un recital de cómo se juega por banda, sin descuidar ayudar también a un Bailly que levantaba los aplausos y olés en la grada. El francés juega mucho mejor de lateral (sea por banda izquierda que por la derecha) que de central. Está mas tranquilo, no se juega tanto y puede adornarse mejor. Además, su extraordinaria velocidad y envergadura le hacen dueño y señor. Ayer Morales terminó desesperado, puesto que Bailly no le dio ninguna opción.
Por el lateral izquierdo, Adrián Marín se sumó al carro de las revelaciones y dio también una lección de jugadorazo, con extraordinarias recuperaciones y prodigioso en ataque desdoblando a un desconocido Samu Castillejo que, esta vez sí, por fin le salió un partido redondo. Suyo fue el segundo gol tras una magnífica jugada a la contra.
Bruno se erigió una vez mas en el coloso del partido. Lo hace tantas veces que ya no sorprende a nadie (savlo al seleccionador nacional, que sigue sin enterarse de que tiene al mejor medio-centro de Europa). El de Artana fue omnipresente, recuperando decenas de balones y filtrando pases que levantaban al publico de sus asientos.
En la zaga, Bonera también se reivindicó como un central solvente que cumplió a la perfección su papel. Como ya viene siendo habitual, la defensa estuvo casi perfecta y en el único fallo que tuvimos tras una pérdida de balón de Trigueros, apareció Areola para imponer sus galones de uno de los mejores porteros de la Liga.
Y qué decir de la delantera: Adrián es un jugador que siempre me ha gustado, si no hubiese estado tanto tiempo lesionado, estoy seguro de que hoy en dia tendríamos 5 o 6 puntos mas, porque habría aportado ese gol que ha sido la única asignatura pendiente esta temporada. Pero ha vuelto y lo está haciendo a lo grande. Si en Nápoles ya revolucionó el partido durante los minutos que estuvo en el campo, ayer fue para mi el mejor del encuentro.
Leía a la la perfección las contras, se desmarcaba con maestría, asistia como el mejor centrocampista, se entendió a la perfección con Leo Batistao (otro de los mejores en mi opinión) y rubricó su gran actuación con un golazo a pase de Nahuel que fue para enmarcar.
El 3-0 fue suficiente, no quisimos hacer sangre de un necesitado Levante al que muy mal se le ponen las cosas.
Y para terminar esta magnífica jornada, el Sevilla perdió contra el Barça y se queda a 11 puntos cuando sólo quedan 12 jornadas por disputarse. No se puede vender la piel de oso tan pronto, pero haciendo números, tenemos que perder 4 partidos de 12 para que los hispalenses nos alcancen y eso suponiendo que ellos lo ganen absolutamente todo, cosa que tampoco veo posible.
Asi pues, la cuarta plaza está muy cerca y nos va a permitir seguir jugando con las rotaciones y afrontar con serenidad la dificil eliminatoria contra el Bayer Leverkusen, ahí es nada.

 

 

Valora esta noticia:
[Total: 0 Average: 0]

Comenta esta noticia:

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.