Ocón Arráiz decanta el Villarreal-Eibar

Un árbitraje de inferior categoría, dirigido por Ocón Arráiz, decantó el partido en El Madrigal. Se inventó un penalti del Villarreal sobre Kike, completamente inexistente y se tragó uno que si existió de Leujene en el área contraria.

El Villarreal se adelantó en el primer tiempo con un gol de Soriano, pero nada más llegar la reanudación Ocón Arráiz le regaló un penalti al Eibar que terminó por descentrar a los de Fran Escribá, solo fue la punta del iceberg de un árbitraje que no está a la altura de una competición de élite. Si queremos ser la mejor liga del mundo hay que evitar estas actuaciones arbitrales.

Comenta esta noticia:

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *