Pesadilla en Ipurua

Mientras mis amigas de Inglaterra han pasado toda la noche paseando por las calles de Londres, acompañando a sus hermanas pequeñas, o a sus sobrinas, disfrazadas de novias cadáver  o de supergirl, tratando de conseguir caramelos en las casas de los alrededores, el Villarreal también ha vivido hoy su auténtica noche de Halloween. Parecida a aquella del dos mil trece contra el Getafe. Con gente disfrazada en el estadio, en aquel entonces el Villarreal venía de ganar cuatro a uno al Valencia y hoy venía de ganar cuatro a uno al Alavés. En aquel entonces Marcelino hizo cuatros cambios de un partido con respecto al otro, sacó del equipo a Dorado, Trigueros, Hernán y Uche y metió en él a Pablo, Pina, Aquino y Perbet, hoy Calleja ha repetido la misma historia, han quedado fuera Alberto, Cazorla, Gerard y Moi y han entrado Quintillà, Trigueros, Ontiveros y Chukwueze. En los dos partidos un árbitro con segundo apellido, Fernández, en los dos partidos un gol en contra, recibido después del 85, y en los dos partidos, en la plantilla del otro equipo jugaba Pedro León.

Hablando de hoy, dejando los dos tiros de Ontiveros antes del minuto 5, y el de Chukwueze en el 44, me gustaría saber exactamente el planteamiento inicial de Calleja, cual era. El planteamiento del Eibar estaba claro, el de toda la vida, la defensa en el medio del campo, cuando no encuentra a quien pasar, centro al área, y cuando están cerca de la portería, disparan. Haciendo eso, han tirado cinco veces a portería, y siendo yo muy generoso, porque según las webs de estadísticas que cuentan un disparo rebotado en un defensa como tiro, el Eibar ha tirado ocho veces. Sí la intención de Calleja era tener la posesión, no lo ha conseguido, porque la posesión ha estado muy igualada, prácticamente cincuenta a cincuenta, sí era recuperar el balón rápido, tampoco lo ha conseguido, básicamente porque Ontiveros y Chukwueze, nunca presionan la salida del balón rival, aunque hoy con el intento de 4-3-3, tampoco Zambo y Trigueros que deberían haber hecho esa presión, la han hecho. Sí era defender tampoco lo ha conseguido, porque ya digo, el equipo ha recibido, cinco tiros, Quintillà y Ontiveros han sufrido más hoy que mucha gente en el pasaje del terror. Pese a todo esto empate a cero al descanso. 

En la segunda parte, un poco de lo mismo, un dominio total del Eibar, con mis estadísticas han tirado diez veces en la segunda parte, con las de las webs, diecisiete. Ha habido una jugada muy polémica con cero a cero, del Toko Ekambi, que seguramente hubiera cambiado el partido, pero después de eso, el siguiente tiro del Villarreal fue en el 88. El Eibar solo llevaba un gol, porque Kike, Orellana e Inui se encontraban constantemente con el larguero o con Asenjo y porque cada vez que podían parar el partido y perder tiempo, lo hacían. Un Asenjo que no tuvo la culpa del primer gol, una jugada de De Blasis mal despejada por Quintillà acaba en saque de esquina, que remata Kike superando por arriba a un congelado Albiol. El gol del Villarreal llegó en un pase perfecto de Pau y una vaselina de Gerard. A partir de ahí, me gusta del equipo que no se conforma con el empate, de hecho en el 92, una jugada de Ekambi podría haber decantado el partido para el submarino amarillo, pero en la búsqueda del gol, llegó el segundo del equipo vasco, en una contra, finalmente rematada por Orellana, esta vez, culpa de Asenjo, por no salir a blocar el balón. En el global hoy, la nota, ha sido un suspenso. Me gusta eso, que el equipo cuando se encuentra bien, busca ganar y no se conforma con empatar, pero la desconexión habitual de diez minutos hoy ha estado presente durante setenta. Para jugar el año que viene contra el Liverpool hay que cambiar muchas cosas, y como ha dicho Iborra en zona mixta, dejar las tonterías de las tarjetas del FIFA y pensar un poco en la realidad.

Valora esta noticia:
[Total: 3 Average: 5]

Comenta esta noticia:

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.