El resultado es lo de menos

Unos 10.000 groguets se acercaron al Madrigal para presenciar este Villarreal-Macabbi, con un submarino plagado de jugadores del filial (hasta 7 en su once inicial), en lo que se puede definir como una “fiesta” de la cantera amarilla, en un partido que era intrascendente de cara a la clasificación entre ambos contendientes.

Calleja “guardó” a todo su bloque títular para el choque del fin de semana ante el FC Barcelona, cabe reseñar que el portero hoy fue Barbosa, lo que da a pensar que Asenjo volverá a la titularidad ante el equipo culé. Entre los canteranos brilló con luz propia un miembro del primer equipo, el serbio Rukavina, hoy capitán del submarino, que completó un muy buen encuentro.

No pudo el “mini” submarino conseguir un resultado positivo ante el Macabbi, pero la derrota no molesta lo más mínimo, dadas las circunstancias. El trámite pasó, ahora solo cabe esperar el sorteo del próximo lunes día 11 a las 13 horas. El Villarreal partirá como primero de grupo, si dicen que la suerte se busca, este año debería tocar un cómodo destino.

Comenta esta noticia:

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *