Un punto que sabe a poco

Partido defensivamente serio pero sin brillo el protagonizado hoy por el Villarreal. Se adelantó el equipo con un buen gol de Mario en la primera mitad, pudo sentenciar en la segunda en dos ocasiones claras, una de Uche y otra de Vietto, no fue así y al final el Espanyol encontró su premio en uno de los numerosos centros al área en los que encerró al equipo de Marcelino en los últimos 10 minutos del partido.

¿Hay algo positivo de esto? Si. El equipo rompe una dinámica negativa de tres derrotas consecutivas, dos en liga y una en Europa League, queda el regusto amargo, eso si, de ver como se van dos puntos en los últimos minutos .

El análisis frio de las 11 jornadas de esta temporada no es para que salten las alarmas, aunque por estas tierras somos muy dados al tremendismo y más cuando los precedentes cercanos son los que son. El equipo no está del todo bien, algún jugador clave no se encuentra en su mejor estado de forma, pero necesita confianza.

En liga tras once jornadas, si analizamos las cuatro derrotas, en la mayoría de ellas el Villarreal mereció algo más. Pero es que además estas vinieron contra Barcelona, Madrid, Sevilla y Valencia, no es que sean los mindundis de la liga, ni mucho menos. A partir de ahora el calendario será más benevolente y es cuando ya realmente no se debe fallar si se quiere luchar por alcanzar nuevamente una plaza en Europa League. Tiempo hay y yo sigo creyendo en que este será el objetivo por el que luchará el Villarreal hasta el final.

Valora esta noticia:
[Total: 0 Average: 0]

Comenta esta noticia:

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.