Y a la sexta resucitó…

Lo vivido anoche en Bilbao ha sido lo mas emocionante de lo que llevamos de campeonato de Liga. El Villarreal CF llegaba  al nuevo San Mamés muy muy tocado, con una pírrica victoria en Leganés, dos derrotas en casa, un empate en Sevilla y otro ante el Valencia el domingo pasado.

 

El juego del equipo había sido mediocre (y esto era lo peor), por no decir deplorable a excepción de la primera parte contra la Real Sociedad en la jornada 1 y unos 25 minutos contra el Girona. El resto, una pésima imagen de un conjunto por hacer, que intentaba a jugar a algo que no le salia de ninguna manera, muy vulnerable en defensa, parco en ataque y sin controlar nunca los partidos. Las dudas se habían apoderado de toda la afición hasta el punto de que mas de uno pedía ya la cabeza del entrenador Javier Calleja (personalmente, me parecía muy prematuro).

 

Un ambiente caldeado, un entrenador cuestionado y un equipo que le costaba un mundo marcar un gol y que encajaba con facilidad pasmosa no eran la mejor carta de presentación para medirse ante el Athletic Club, equipo vasco con mucha historia, garra, competitivo y aguerrido.

 

Pero como bien dicen los entendidos, de sabios es rectificar. Y Calleja aprendió de sus errores y rectificó. Se olvidó del rombo, ese sistema que deja desguarnecida la defensa (por otro lado, lenta), reforzó el medio campo con un doble pivote dando entrada a Funes Mori como recuperador como ya hiciera en la primera parte contra el Rangers y el domingo pasado ante el Valencia, aseguró de este modo el control defensivo y situó a Bacca y Gerard como puntas con Layún y Fornals caídos a banda. Y funcionó.

 

Como ya sucedió el domingo contra los Ché, el equipo estuvo mucho mas seguro atrás, mas potente y aguerrido, cerrando mucho mejor los espacios hasta el punto de anular completamente a los bilbaínos. Por mucho que lo intentaban, la defensa se mostraba impecable y apenas crearon ningún susto a Asenjo.

 

Por el contrario, a pesar de renunciar a la posesión de la pelota, se veía a un Submarino cómodo, que jugaba a lo que quería y cuando robaba creaba mucho peligro. La sensación era de que podíamos marcar y que el Athetic estaba lejos de hacerlo.

 

En la segunda parte, un Villarreal CF mucho mas confiado en sus posibilidades comenzó a machacar al rival. Fornals, uno de los mejores, se inventó un gol al estilo Senna o Cani y casi desde el medio campo colocó un balón en la porteria al ver al zaguero adelantado.

 

El Athletic se enrabietó y trató de encerrar a los nuestros, pero sus ataques se perdían en la frontal del área y sólo generaba un poco de inquietud a balón parado. El Submarino contestaba con fuertes latigazos que hacían presagiar una noche mágica y en un córner, Funes Mori fue el mas listo del lugar y remató a la red. El VAR nos hizo temblar al examinar la jugada, pero acabó confirmando que el ahora medio-centro había saltado sin cometer falta.

 

Con el 0-2, los bilbainos acusaron el golpe, perdieron fe y confianza y perdían mas balones, con lo que los amarillos contraatacaban cada vez con mayor peligro. Y en esas tornas, Ekambi que había entrado en sustitución de un cansado Bacca pilló una contra, se recorrió medio campo, regateó a su marcador y al portero rival y rubricó el resultado con un 0-3 impecable.

No había mucho tiempo para mas …. Salvo para marcar el cuarto que a punto estuvo de subir al marcador.

 

Victoria importantísima, balsámica y que le da otra vez crédito al técnico ante sus detractores. Ha sabido leer los fallos de los suyos y rectificar a tiempo, devolviendo la pegada y la solidez a un equipo que estaba perdido.

 

Anoche sí que vimos al Villarreal CF que todos creíamos que teníamos que ver, sí brillaron sus estrellas, sí que supo jugar al rival y sí que convenció ante un buen equipo como es el Athletic Club.

 

Esta es la senda a seguir.

Valora esta noticia:
[Total: 3 Average: 5]
Enric Martí

Experto en economía. Fundador de Econectia. Aficionado del Villarreal CF y colaborador de SubmarinoAmarillo.net

Comenta esta noticia:

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.