Villarreal-Real Madrid, las claves de Enric Martí

Ayer recibimos al Real Madrid, sin duda, uno de los mejores equipos del mundo y uno de los dos grandes transatlánticos de nuestra Liga. Todos sabemos la calidad que atesoran todos y cada uno de los jugadores del club merengue, como también conocemos que hay jugadores que por sí solos, triplican todo el presupuesto del Vila-real.

No es un equipo que se nos haya dado nunca bien, todo lo contrario, lo normal contra el Madrid es perder y encima que nos ganan con bastante facilidad, sin casi desmelenarse.

Hasta anoche, sólo les habíamos podido ganar en dos ocasiones, el resto han sido derrotas o algún empate. Pero el fútbol es muy grande y a veces, nos obsequia con alegrías como la vivida en el partidazo vivido ayer en el Madrigal.

Las claves del Villarreal-Real Madrid fueron para mi las siguientes:

1.- Por fin el equipo salió enchufado, con actitud, garra y una presión axfisiante arriba, lo que sorprendió al Madrid que no sabía cómo superar la línea de medio campo.

2.- La gran velocidad en la circulación del balón, unido a la agresividad y claridad de ideas en el ataque, superaron desde el primer momento a un Madrid que es verdad, salíó un poco dormido, como si fuese a ganarnos con la gorra una vez más.

3.- A los pocos instantes, Jonathan tuvo la primera que no fue gol de milagro, lo que aumentó nuestra autoconfianza y sembró muchas dudas en la zaga madridista.

4.- Soldado, hábil, listo y determinante como siempre, aprovechó una rápida recuperación de balón en la frontal del área para marcar el 1-0.

5.- El Madrid acusó el golpe y prácticamente estuvo a merced del Submarino (desconocido) durante el resto de la primera parte. No recuerdo ni un sólo remate visitante con cierto peligro en esos 45 minutos.

6.- Por contra, el Villarreal CF se aplicaba en acariciar el balón, esconderlo, mantenerlo y soltar rápidas ráfagas en contraataque que a punto estuvieron en las botas de Bakambú de ampliar la diferencia.

7.- La enorme presión y desgaste en la primera parte nos pasó factura en la segunda mitad. El equipo salió con menos chispa, mas cansado y con menos ideas. Por contra el Madrid hizo todo lo contrario: Despertó de su letargo y puso cerco a nuestra portería con muchísimo peligro.
8.- A pesar de unos primeros 15 minutos agobiantes, la defensa no se descompuso y supo neutralizar una y otra vez las acometidas blancas. Tuvimos esa pizca de suerte que nos ha faltado tantas veces y por contra, el Madrid no tuvo fortuna en sus remates (casi todos salieron fuera o a córner)

9.- El Real Madrid acusó el esfuerzo titánico y el ritmo impuesto y a los 20 minutos equilibramos de nuevo el juego. Marcelino era conocedor de que había que hacer cambios, pero no se fiaba de lo que tenía en el banquillo y lo retrasó todo lo que pudo.

10.- Le salió bien, porque de nuevo sufrimos una lesión y teníamos recambio. Baillý, colosal anoche, se retiró con luxación de hombro y Rukavina le sustituyó a la perfección.

Se sufrió en los últimos instantes, pero se dio la cara, se compitió, se recuperaron sensaciones. Para mi fue clave que por fin Bakambú aguantó 90 minutos a un gran nivel y no perdimos ataque. Soldado enorme, como siempre, Bailly le baió en la cara a Cristiano Ronaldo y Bruno volvió a ser SuperBruno. Todo ello, unido a la recuperación de Musacchio y a un incisivo Denis Suárez que volvió loca a la zaga, fueron determinantes a la hora de doblegar a un rival que pasa por ser de los mas peligrosos del mundo.

Valora esta noticia:
[Total: 0 Average: 0]

Comenta esta noticia:

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Volver arriba