Ante el Espanyol otra oportunidad perdida…

Regreso al estadio de la Cerámica, después de prácticamente treinta días, el Villarreal volvía a jugar de local. Y volvía después de ganar en Anoeta y en Orihuela, y en liga las cosas empezaban a hacer buena pinta, porque de ganar el equipo se colocaba en UEFA y aprovechaba los pinchazos de Sevilla y Atlético para quedar muy cerca de la Champions.

Pero el guión empezaba a complicarse desde el Viernes. Con Ekambi en Francia, llegaba la lesión de Gerard Moreno (microrrotura en el recto anterior de la pierna izquierda), por lo tanto Iván Pacheco y Fer Niño entraban en convocatoria, y prácticamente de forma obligada Bacca debía ser titular. Pero faltaba el otro factor, el rival, más de mil personas viajaban con un viaje costeado por el Espanyol, y encima otras mil habían comprado entradas en la zona local del estadio, por lo tanto fuera de la zona visitante. Encima ellos llegaban con la motivación de haber empatado el derbi contra el Barcelona, y con la obligación de ganar, porque por la mañana el Mallorca había ganado y de perder aquí seguramente ya hubieran descendido.

Y luego el otro factor, la maldita lluvia. Una lluvia acompañada de un frío típico de Albacete. 

Nada más empezar el partido quedó reflejado, que un equipo estaba obligado a ganar y el otro jugaba simplemente otro partido de liga. Al minuto siete el Villarreal perfectamente podría haber estado perdiendo 0-2, por suerte el remate de Raúl no entró, si lo hizo en el minuto cinco el cabezazo de David López. En la primera parte, Diego López no paró ni una, el mejor remate fue un tiro de Bacca en el 37 que rebota en la espalda de un jugador del Espanyol. Dos tiros muy desviados de Trigueros, dos de Zambo, otros dos de Bacca, uno de ellos, en un intento de chilena. Pero realmente efectivo poco.

Todo el mundo pensaba que en la segunda parte, algo cambiaría, pero para nada, empezó igual que la primera. Un remate de cabeza de Raúl ponía al último de la liga 0-2 en el estadio. Reaccionó el Villarreal, consiguió un penalti, la expulsión de Javi López, pero luego se volvió a atascar. Parecido a Son Moix, muchos jugadores por la misma banda, en una jugada final, Chukwueze, Ontiveros y Moi atacaban por la izquierda, y poca gente para rematar. Bacca y al final Iborra. Cierto es, que el Villarreal tuvo dos palos, un tiro de Cazorla y la falta de Ontiveros. Pero quitando eso, tampoco dio la sensación de dominio total. 

En la clasificación al final todo queda igual. El equipo sigue a tres de UEFA. Es cierto que contra los equipos de abajo, el equipo debe de plantear los partidos de otra forma, porque jugando solo contra ellos, el Villarreal pelearía por no descender. Ahora vienen dos partidos fuera, y contra dos equipos que únicamente han perdido dos partidos en su estadio. El Girona en Copa y el Alavés en liga. En Copa, eliminatoria a partido único, como mucho, puedes empatar y ganar en penaltis. Seguramente sin Gerard Moreno, aunque podría regresar Morlanes. El Girona que pese a descender sigue teniendo a jugadores de primer nivel como Maffeo, Ignasi Miquel, Mojica, Jonathan Soriano o Stuani. Volverá el Villarreal al estadio donde prácticamente se salvó la temporada pasada, aunque ahora con una capacidad un poco menor. En liga, visita a Vitoria, un Alavés que pierde a Wakaso, pero que recupera a Camarasa. Un equipo que viene de hacer un buen papel y de ganar en el Ciutat de Valencia y que tendrá toda la semana para descansar. En el mejor de los casos para este partido ya podría volver Gerard. 

Valora esta noticia:
[Total: 3 Average: 5]

Comenta esta noticia:

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Volver arriba