Aporreando las puertas de la gloria

El Villarreal se ha clasificado esta noche para su sexta semifinal, su quinta semifinal europea. Dicen que insistir, estar ahí muchas veces, es uno de los caminos para conseguir cosas grandes. Ese título que de momento se le resiste al Villarreal es exactamente lo que le falta, el premio justo a una trayectoria que en el presente siglo XXI roza la excelencia.

La primera nos cogió debutando en aquella Copa de la UEFA que se disputaba toda a eliminatorias desde tropecientosavos de final, eliminando a equipos como el Trabzonspor, la Roma, el Galatasaray, el Celtic… hasta toparnos con aquel Valencia de Rafa Benítez prácticamente imbatible y campeón de casi todo, en una semifinal que se decidió por un polémico penalti cometido por Belletti en Mestalla. La segunda llegó en otro debut, el de Champions, tras aquella vibrante noche ante el Inter de Milán, aguantando el tipo en Highbury y siendo superior al Arsenal en El Madrigal, pero el balón no quiso entrar, ni siquiera con aquel penal lanzado por Riquelme en el 89… Tras esto lo de Oporto, donde tras irnos al descanso con un 0-1, Garrido tal vez no supo encerrar el equipo con un 2-1 en contra y nos acabaron hundiendo con un 5-1 al final. Y la última la de Liverpool, de aquel vibrante gol de Adrián sobre el 90 en un Madrigal a punto de caerse al suelo… con un 1-0 en el bolsillo en la ida, al equipo se lo comió el ambiente y el propio Liverpool en el partido de vuelta…

Y ahí estamos, insistiendo, llamando, aporreando las puertas de la gloria, ya no de esa final, si no de ese título que merece ya este club, su presidente y esta gran y fiel afición. Ahora toca el Arsenal, un histórico europeo, un equipazo que vuelve a encontrarse con nuestro submarino en una semifinal europea, pero ahora si, ahora señores nos toca a nosotros, a los de amarillo.

ENDAVANT.

Valora esta noticia:
[Total: 0 Average: 0]

Comenta esta noticia:

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Volver arriba