Desde Vallecas, presente y futuro

Tocaba Vallecas, tocaba Copa, con la agrupación de peñas y en autobús, a decir la verdad, tenemos una afición increíble, igual en otros equipos son más, pero nosotros somos una familia. Y la agrupación hace un trabajo espectacular para sacar adelante cada desplazamiento del Villarreal. También gente de la peña de Madrid fue a animar. E Iker, acompañado de su madre, disfrutó en su sillas de ruedas, de la victoria amarilla.

Un estadio único, recomiendo visitarlo. La afición y como vive el barrio la previa del partido. Ese estadio donde como en Old Trafford, los equipos siguen saliendo por el fondo norte, esa tribuna en medio de un pasillo, parecido a cuando el pabellón y el fondo sur del Madrigal estaban unidos. De hecho los pasillos dentro del estadio son muy parecidos a los del Madrigal antes de la última remodelación. Una cabina donde casi no puedes alcanzar a ver la grada del muro, o que cuando intentas asomarte los aficionados del Rayo te dificultan la visibilidad, la tienda del estadio, también muy coqueta, en la esquina de la preferencia, los puestos de mercadillo fuera del estadio, el olor de la marihuana, la gente de pie cantando. Encima para hacerlo más difícil, tengo un amigo que me deja una gorra, con la que el Villarreal nunca pierde, y el martes ya le dije que no sería necesaria, que confiaba en el equipo. Como anécdota me quedo con mi contestación en valenciano a la chica de prensa de allí, por cierto, no puso ninguna cara extraña, igual tiene familia de Torrent. 

Por cierto, el comportamiento de los aficionados del Rayo, no pudo ser mejor, ojalá pronto nos volvamos a encontrar.

Una primera parte con el Villarreal sufriendo mucho, en estos días de tanta euforia, me falta en Calleja, eso que por ejemplo si tiene Jémez, cambiar algo en el minuto treinta o en el descanso, no tener que esperar al minuto sesenta. Sufrió mucho porque el Rayo robaba y cuando robaba disparaba de cualquier parte del campo, o sino encontraba una falta o un corner. Trigueros y Morlanes no podían retener el balón ni veinte segundos. Isi generó mucho peligro por la banda de Quintillà, Anguissa apenas apareció, y la única contra que tuvo peligrosa el Villarreal en la primera parte fue desaprovechada. Pero la gasolina empezó tener efecto y pese a que Vallecas seguía animando, el Rayo ya no presionaba igual, y entonces salieron del banquillo, el presente y el futuro. Cazorla y Fernando, bautizado por algunos aficionados como Fernandinho. Cazorla repartía juego y Quintillà aprovechó la jugada, pero después del factor Rayo, llegó el factor arbitral. Un gol anulado, por una jugada, prácticamente anterior a la del gol y unas manos no pitadas, mantenían al Rayo en la eliminatoria y cerca de la prórroga.

Pero en un saque de banda, y una jugada de Trigueros, Fer volvió a marcar. Estoy casi seguro que ha sido el único debutante del Villarreal en marcar sus dos primeros goles en dos partidos consecutivos. Y luego llegó el mago Cazorla para sentenciar la eliminatoria. Otro muy determinante de ayer fue Andrés, salvó al equipo cuando hacía falta, veremos si en la siguiente eliminatoria, con mayor importancia, sigue siendo el titular, o el puesto pasa a Asenjo.

Viernes a las 13:00 sorteo, parece que todos los gordos estarán en el bombo, por lo tanto, y a partido único, la mejor opción sería la de jugar en casa. Creo que la afición merece un partido de Copa en casa, una auténtica final de noventa minutos. Aunque tampoco me importaría buscar la octava fuera de casa. De hecho, de las siete seguidas he estado en cuatro y la verdad, después del viaje, disfrutas el triple de la victoria. Con Gerard ya seguramente recuperado y veremos si un tal Paco Alcácer puede tener minutos.

Comenta esta noticia:

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Volver arriba