Navidad Feliz en El Madrigal

El Villarreal cierra un año con broche de oro, el año del primer título, que estuvo a punto de ser un segundo en agosto en aquella tanda de penaltis ante el Chelsea, el año en el que se proclamó campeón de Europa y entró en el olimpo de los únicos 7 clubes españoles con título continental. Para darse cuenta todavía más de la magnitud del logro cabría indicar que un equipo tan histórico, importante y laureado en nuestra liga como el Athletic Club de Bilbao, no posee ninguno, tampoco la Real Sociedad, con gran solera y campeonatos de liga y copa a sus espaldas.

La hazaña de Gdansk marca un antes y un después en la historia del club, como lo marcó el ascenso a Segunda en el Bernabeu de 1970 y 28 años después el histórico e irrepetible ascenso a Primera en Santiago de Compostela. El crecimiento del club es imparable y los objetivos cada vez más importantes. Ahora a finales de Mayo se espera que empiecen las obras de remodelación de el Estadio de la Cerámica, cerrar el córner que falta, techar toda la preferencia, además de adecentar todas las fachadas visibles que quedan, se quiere que las obras estén finalizadas para las celebraciones del centenario de la fundación del CD Villarreal. Ya dijo Pascual Font de Mora cuando vendió el club que estuviéramos tranquilos, que lo dejaba en buenas manos, lo que no podíamos imaginar es la transformación a lo grande que han conseguido los Roig con su inversión y gestión, que han convertido un club deficitario de Segunda en un equipo autosostenible en la élite. A los aficionados del Villarreal nos tocó el gordo.

Cerraremos el 2021 como el mejor de la historia, con una de las mejores plantillas conocidas hasta hoy y en plena escalada del equipo en la tabla clasificatoria. Vivos en todas las competiciones y con la ilusión intacta de poder conseguir objetivos importantes en todas ellas. Hay que solucionar esos problemas de concentración o desconexiones que nos cuestan goles absurdos, eso ya es trabajo para el 2022.

Ayer la gran afición amarilla disfrutó de este espectáculo llamado fútbol viendo como su equipo hacía goles y jugadas más propias de la PlayStation. No era la hora más propicia, además el miedo que provoca en muchas personas esta maldita pandemia está perjudicando la asistencia de público a los estadios, pese a ello El Madrigal volvió a contar con un muy buen ambiente de apoyo incondicional a sus colores con 12.530 asistentes

Feliz Navidad Groguets y sobre todo salud para todos.

Valora esta noticia:
[Total: 2 Average: 5]

Comenta esta noticia:

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Volver arriba