Noche mágica ante el Bayern de Múnich

Vaya por delante que no se lo que puede pasar en el partido de vuelta. Suceda lo que suceda nada va a borrar lo vivido ayer por la gran afición amarilla, repleta de gente joven con ganas de pasarlo bien con su equipo.

Lo de ayer es eso que te hace sentir que el fútbol es diferente, ese pedazo de cuero redondo, que es capaz de generar pasión e ilusión sin límites y sin parangón en otro escenario. Lo de ayer fue la culminación de un guion casi perfecto.

Desde los inicios de la jornada especialmente a partir del mediodía el ambiente festivo ya se vivía en nuestra ciudad. Pero el Villarreal va mucho más allá y seguro que muchos aficionados, groguets de otros lugares, vivieron el día igualmente de una forma especial.

El ambiente que se generó, la atmósfera previa y posterior dentro del estadio, llevando en volandas al equipo, es algo inenarrable que en pocos lugares se puede tener el privilegio de vivir y sentir.

Luego el Villarreal se comió al Bayern de Múnich, fue superior en ataque y en defensa, concedió solo un remate a puerta y generó oportunidades suficientes para llevarse un marcador más amplio para la vuelta.

La cosa tiene lo suyo, porque este Bayern viene de triturar a un montón de equipos, entre ellos el FC Barcelona (varias veces) al que hizo tabaco poniéndolo a la altura del “Cala D’or” no hace tanto y al que esta misma temporada le ha pintado la cara tanto en su estadio como en Alemania.

Queda la lucha en el Allianz Arena, difícil, pero de momento el submarino parte con ventaja de un gol ante un equipo que no perdía en Champions desde el 2017, precisamente ante el PSG de Emery. Disfrutemos y soñemos en estos días que nos quedan por delante ya que pase lo que pase nadie nos quitará “lo bailao”.

Valora esta noticia:
[Total: 7 Average: 5]

Comenta esta noticia:

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Volver arriba