Viaje y tres puntos. El regalo de reyes groguet

Tras un largo parón y la buena racha de Diciembre, empezaba el año con un auténtico partidazo. El Villarreal visitaba, el Reale Arena, el nuevo Anoeta, totalmente renovado, y prácticamente lleno. El mismo equipo que venció al Getafe, sobre el terreno de juego. En ellos, un equipo con Monreal, Merino, Oyarzabal, Willian José y un jugador, al que creo que es difícil de comparar con otro, un noruego llamado Odegaard. Con Sánchez Martínez de árbitro, espero que saliera del estadio con tapones, porque ninguno de los aficionados, acabó contento con él. Nunca supo pitar bien las faltas, amarillas innecesarias como la de Mario y la de Alberto,  o perdonadas, como la del penalti, que hubiera supuesto una expulsión, u otra en la primera parte en una falta, donde Monreal no vió amonestación. Ah y con unos 100 aficionados del Villarreal en la grada. Algunos viajaron el día anterior, y otros viajaron en el autobús de la agrupación de peñas. Unas siete horas de ida y otras siete de vuelta. Un recorrido, pasando por Teruel, Zaragoza, Pamplona y finalmente San Sebastián. Unos 1200 kilómetros entre la ida y la vuelta. Con roscón para desayunar y bebidas y comida para todos los aficionados groguets. 

Del partido, una primera parte, igualada en el juego, aunque no el marcador, cierto que la Real empezó muy bien, dominando, en el juego de ida y vuelta. Pero los primeros tiros fueron del Villarreal. Uno de Zambo que rebota en Iborra, y dos tiros de Trigueros, desde lejos. Luego, la más peligrosa de la Real, una de Portu en el 12 que tuvo que detener Asenjo. y tras esa ocasión un dominio de la Real, con Odegaard llevando el timón del partido, y con el gol de Willian, aprovechando una jugada por la izquierda, una banda, en la que el Villarreal sufrió mucho. Poco a poco, entró el Villarreal en el partido, Zambo la volvió a tener en el 27, también Chukwueze en el 34 y Moi un tiro rechazado en el 36. Cuando la Real reaccionó la tuvo con un tiro de Odegaard antes del descanso, en el 44. La Real generaba mucho peligro con el noruego, era el único que sabía organizarles. Merino y Guevara, no generaban casi nada. Pero los fallos de Quintillà con Portu y la falta de fé de Chukwueze en si mismo hicieron del 1-0 el resultado al descanso. De la segunda parte, la reacción del Villarreal, hablan poco de esto, pero lo que cambió Calleja en el descanso fue increíble. En la primera que tuvo, Chukwueze se quedó en un uno contra uno, y generó un penalti que marcaba Trigueros, casi dos años después de su último gol en Liga. Luego otra jugada de Chukwueze acabó en fuera de juego, y luego el larguero de Merino, y ya el segundo y la remontada. Sexto gol de Cazorla en Liga. Luego, quedó esperar y sufrir al árbitro y al descuento. Entraron grandes jugadores como Januzaj e Isak, pero no aportaron nada. Iborra jugó de tercer central, como si fuera el mejor defensa de la historia. Pau parecía ayer, un defensa con veinte años de carrera, y Peña que de vez en cuando asustaba a la defensa de la Real. Asenjo también jugó ayer un gran papel para la victoria del Villarreal. Una lástima el lanzamiento de objetos por parte de algunos de los aficionados de la grada. 

Siguiente partido, Copa del Rey en Orihuela. Segunda ronda, espero que también haya un viaje, y los groguet puedan volver a disfrutar. Porque la gente de la agrupación de peñas, trabaja muchísimo y le pone muchas ganas. Lo digo como opinión personal, la agrupación necesitaba a gente así. En Liga a tres de UEFA, y a siete del tercer puesto. Igual el año que viene, pasamos Francia para jugar en Burdeos. Con esta agrupación sería increíble esa experiencia.

Valora esta noticia:
[Total: 3 Average: 5]

Comenta esta noticia:

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Volver arriba